Las emociones influyen en la atención, la memoria y en el razonamiento lógico, de forma que, bien gestionadas, nos ayudan a prestar atención a lo realmente importante. Sin emoción no hay curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje, no hay memoria… Las investigaciones en neurociencia cognitiva indican, a través del estudio de la actividad de las diferentes áreas del cerebro y sus funciones, que solo puede ser verdaderamente aprendido aquello que te dice algo, aquello que llama la atención y…